Anomalías dentales que exigen ortodoncia

Anomalías dentales que exigen ortodoncia

  • Anomalías dentales

Aunque en términos generales las personas tienden a creer que la ortodoncia se resume en la necesidad de utilizar brackets porque su dentadura está torcida, cabe resaltar que esta especialidad va más allá. Los tratamientos de ortodoncia abarcan temas de mordida, rostro y estructura maxilar.

En algunos casos las personas tienden a considerar la necesidad de ortodoncia cuando no se encuentran plenamente satisfechos con su sonrisa, o incluso bajo premisas frívolas como querer utilizar aparatos ortodónticos por estar de actualidad. Sin embargo, el buen hacer de un tratamiento de ortodoncia se inicia con una serie de exámenes médicos, los cuales serán los encargados de determinar si es o no necesario proceder con el tratamiento y, asimismo, definir qué tipo de ortodoncia debe ser implementada. En otras palabras, no toda anomalía dental se soluciona con brackets y, por tal motivo, es importante identificar los casos puntuales donde un tratamiento de ortodoncia es necesario.

No obstante, en primera estancia es crucial comprender qué es la ortodoncia.

 

La ortodoncia es una de las especialidades más versátiles y prácticas de la Estética Dental, la cual se encarga de estudiar, diagnosticar, tratar y prevenir las malformaciones que afectan la armonía y el desarrollo de la estructura dentomaxilofacial. Según la Sociedad Española de Ortodoncia y Odontopediatría Dentofacial la ortodoncia no persigue ideales de perfección estandarizada, sino más bien la armonía estética basada en las dimensiones y el bienestar particular del paciente.

 

ENTRADA RELACIONADA: Tipos de Ortodoncia

tipos de mordidas

Naturalmente, la finalidad de la ortodoncia tiende a ser por medio del uso de aparatos que ejercen diferentes fuerzas para reestructurar los agentes que afectan la normalidad del entorno bucal, dental, maxilar y facial.

Conozcamos, pues, los casos donde es necesario proceder con un tratamiento de ortodoncia.

A grandes rasgos, la ortodoncia se requiere en todas las situaciones relacionadas con la maloclusión, dado que cuando el paciente sufre problemas de mordida pueden aparecer agravios como consecuencia como la aparición de caries, desgastes en el esmalte, o incluso pérdida de las piezas dentales, con los consiguientes problemas de autoestima. La maloclusión puede evidenciarse de distintas formas:

 

Sobremordida

El maxilar superior está demasiado adelantado, causando que los dientes superiores cubran más de la mitad de la arcada inferior. La sobremordida se trata con Ortodoncia Interceptiva. Es decir, durante las etapas tempranas de la vida del paciente con el fin de evitar la consolidación de su estructura ósea; situación que complica cuando se alcanza la edad adulta.

Submordida

En este caso son los dientes inferiores los que sobrepasan a la arcada superior, sea ya porque éstos se encuentran demasiado inclinados, porque la mandíbula está extendida o porque los dientes superiores están demasiado retraídos. En estos casos la ortodoncia debe intervenir por medio de un expansor, el cual se fija en el maxilar superior y cuya tarea consiste en expandirlo gradualmente, paralelo al crecimiento normal de la mandíbula.

Mordida cruzada

Situación en la que, al cerrar la mordida, uno o varios dientes de la arcada superior quedan detrás de los dientes de la arcada inferior. Al igual que la submordida, es una anomalía que debe ser tratada de forma oportuna por medio de un expansor.

Mordida abierta

La mordida abierta se presenta cuando se cierra la mordida y, por colapso entre las piezas de la arcada superior e inferior, queda un espacio entre estos. En el caso de los niños esta situación se soluciona con expansores, mientras que en situaciones donde el paciente es adolecente y adulto, se opta por implementar brackets.

Apiñamiento

Una situación común, que consiste en la unión excesiva entre las piezas de una misma arcada, resultando en torceduras, dolor, espacios de acumulación de placa e incubación de caries y complicaciones en la erupción de nuevas piezas.

Diastema

Caso opuesto al apiñamiento, el diastema radica en la separación exagerada entre los dientes en una misma línea. El excesivo desplazamiento dental puede resultar en la absorción del tejido óseo y la pérdida de los dientes. No obstante, con una intervención ortodóntica temprana, eso se puede controlar.

Mala articulación mandibular

Una mala articulación mandibular se puede detectar cuando el paciente sufre de constantes dolores de cabeza y cuando, al abrir y cerrar la boca, se oye un chirrido o chasquido. Los pacientes que padecen esta situación pueden utilizar férulas o aparatos que ajusten gradualmente la posición mandibular.

 

ENTRADA RELACIONADA: ¿Qué es la Estética Dental?

 

La ortodoncia se encarga de tratar otro tipo de anomalías como irregularidades en la línea de mordida, por ejemplo. Sin embargo, aunque algunas afectaciones sean visibles a simple vista hay otras que se desarrollan de modo casi invisible, por lo cual cabe reiterar la importancia de visitar a un especialista dos o tres veces al año.

Leave a Comment

Name*

Email* (never published)

Website